Inicio | Editor | Contáctenos 
 
Webarticulistas
Manuel Malaver
Eli Bravo
Luis  DE LION
Roberto Palmitesta
Lucy Gómez
Alexis Márquez Rodríguez
Ted Córdova-Claure
Antonio Sánchez García
Aníbal Romero
Charles Cholaleesa
 
 
 
 
 
 
 
 

 

referencement

 
 

Presente condicional - por Eli Bravo
jueves, 6 enero 2005

 

 

El pasado 22 de diciembre Antonio Cova escribió en este diario (El Universal) un agudo comentario a mi Carta para Ahora del día 18 donde cuestionaba la recomendación que hacía a mi hija Isabel de vivir el presente por ser lo único que tenemos, y por tanto, donde se encierra el secreto del mundo que nos toca. En ese momento pensé en una futura respuesta, pero como a cada instante surge un evento que trae más sales al mar de mi curiosidad, el presente artículo se fue armando por módulos seguramente inconexos y no se cuán útiles al lector.

Aquel mismo día leí en Se está haciendo cada vez más tarde, de Antonio Tabucchi, la carta de un enamorado a su queridísima donde le cuenta que visitó una abadía en cuya puertecilla había un letrero a máquina que rezaba: Elección de Vida Futura. Entrada Libre. Y escribe el amante: “Pues claro que entré ¿Tú que habrías hecho, tú, que vives concentrada en el pasado? objetivo hipócrita, por lo demás, para quien en realidad está pensando en lo que puede ser el mañana, dado que el pasado le ha dejado cierta amargura ¡el futuro, el futuro! Es nuestra cultura basados en lo que podremos ser, incluído el Evangelio (dicho sea con el debido respeto) porque de nosotros será el Reino de los Cielos, tiempo futuro, en resumen, el porvenir, dado que el pasado es un desastre y el presente no nos basta nunca”

Al día siguiente quedé aplastado por la inmensidad del cosmos bajo la media esfera del planetario Hayden de Nueva York. De los años luz a los que se encuentran las estrellas ya me había acostumbrado, pero me hizo polvo saber que los astrónomos están haciendo un mapa de los confines del universo, y para ello, analizan señales que fueron emitidas en el Big Bang hace 13 mil millones de años y es apenas ahora cuando nos llegan. El tiempo como un viaje de luz en todas direcciones, un rayo que pasa del presente y que no mira atrás, nuestra ventana al origen de todo esto que pesamos en segundos y horas.

Dos días después se acabó el año. Cargué a mi hija Isabel para bailar una gaita y ¿cómo decirlo? sentí que allí estaban dos presentes. El mío, que trascendía con ella en mis brazos, y el de ella, tan puro y de pocos meses. Era un presente sin pasado el que había en su sonrisa babeada, un recordatorio a todos de que el futuro se chupa el dedo y por eso toca escuchar ahora el color de nuestros sueños pues Tomorrow never knows.

Tiene razón mi profesor cuando nos advierte que pasado, presente y futuro son algo que nosotros construímos y al que, ahora y más adelante, dotamos de un sentido que precisamos absorber. Pero hay algo más que valdría la pena recordar, lo dice Buda en su Dhammapada: lo que somos hoy, es consecuencia de nuestros pensamientos de ayer. Nuestros pensamientos de hoy, están construyendo nuestra vida de mañana.

Viviríamos mejor sacando del pasado su jugo y botando la pulpa.

ebravo@unionradio.com.ve 

 Imprima el artículo Subir Página

 
 
 
 
 
 
© Copyright 2005 - Luis De Lión - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.