Inicio

Política

Internacionales

Cine

Fórmula 1

Camino al Mundial

¿Quiénes Somos?

Contáctenos

 

 

 

 

 
 

Justicia de verdugos - por Aníbal Romero
 domingo, 16 octubre 2004


 

 
El actual Presidente de la República encabezó en 1992 un golpe de Estado contra un gobierno legal y legítimo. Esa acción violenta dejó en su camino humildes venezolanos muertos y heridos, y ninguna elaboración posterior podrá borrar de la historia su naturaleza brutal, ni será capaz de erradicar el intento que se hizo de asesinar al entonces Jefe de Estado, Carlos Andrés Pérez, quien escapó con su vida por designios del azar.

A pesar de ello, Hugo Chávez recibió un castigo leve y fue indultado.
El sistema democrático le permitió la participación política, y su
perseverancia, así como la miopía de muchos, le llevaron al poder a
través de los mecanismos que él ahora se empeña en destruír, para
bloquear cualquier opción de poder diferente a la suya.

El proyecto político que Hugo Chávez dinamiza ha avanzado ajustándose de forma paulatina a las nuevas condiciones del entorno. De allí que el régimen privilegie la llamada "justicia revolucionaria" para proseguir su marcha y consolidar sus logros. No se trata de una dictadura establecida de una sola vez y decisivamente, sino de un tipo de autoritarismo novedoso, en particular en cuanto a sus tácticas, que cuida las formas para asegurar la sustancia de sus metas.

El término "justicia revolucionaria" no es sino un eufemismo para
ocultar la realidad del capricho, la arbitrariedad, y el abuso de poder
utilizados para liquidar la resistencia al proyecto hegemónico, y
alcanzar lo que todo revolucionario sueña: perdurar en el poder para siempre. El esfuerzo sutil de reprimir, desmoralizar y desmobilizar, se lleva a cabo hoy con innegable eficiencia sobre la menguada oposición venezolana. Las condenas al General Usón, a los disidentes en el estado Táchira, y las represalias que puedan desatarse contra los centenares de venezolanos a quienes el gobierno desea culpabilizar por los eventos del 11 al 13 de abril de 2002, todo esto, repito, tiene una clara intención y se dirige a doblegar de manera definitiva a la oposición.

Hugo Chávez jefaturó un golpe de Estado sangriento y hoy es Presidente de Venezuela. El General Usón explicó en TV cómo funciona un lanzallamas y se encuentra en la cárcel, condenado por cinco años. Hugo Chávez conspiró activamente contra la democracia y hoy se sienta en Miraflores, alardeando de sus supuestas credenciales democráticas. Los disidentes del Táchira no encuentran salida al cerco despiadado de sus perseguidores. Hugo Chávez arremete a diario, en los términos más ofensivos y denigrantes, contra el que se atreva a cuestionarle. Las
docenas de venezolanos y venezolanas que en abril de 2002 presuntamente suscribieron un decreto falaz y jurídicamente inexistente, son sujetos de escarnio y citados a comparecer ante una justicia que no pasa de ser la fachada de una implacable voluntad de poder.

Ignoro si los que tienen en sus manos, por ahora, la capacidad de
ejercer esta distorsionada "justicia revolucionaria" han leído la
historia, pero les convendría hacerlo. Ello les enseñaría dos cosas: que el poder es vulnerable y frágil en países como el nuestro, países por esencia y tradición volátiles y levantiscos. Aprenderían también que la falta de magnanimidad en los gobernantes, el ensañamiento contra los adversarios, la venganza movida por el resentimiento, y el estéril esfuerzo de cambiar el pasado sólo conducen al fracaso, a que se reviertan las realidades y los que hoy juzgan a sus anchas acaben por hallarse en el lugar de los acusados.

Resulta evidente que los hombres y mujeres que hoy tienen el poder en Venezuela conocen poco de la historia, de la nuestra y de otras partes.
Parecen creer que no habrá mañana; que el espacio para el abuso y la arbitrariedad de que hoy disfrutan estará allí para siempre; que sus tropelías jamás serán sancionadas, y sus venganzas admitidas sin respuesta. Pensar así constituye un grave error.

Mas hay en ello no sólo una patente carencia de perspectiva histórica.
He llegado a la conclusión, luego de observar estos años la conducta del Jefe de Estado y sus seguidores, que lo que abrigan en sus espíritus es una corrosiva inseguridad acerca de su legitimidad política. En otras palabras, en Hugo Chávez, los que le siguen, y los personajes que instrumentalizan la vocación de dominio del régimen, existe un vacío que nada ni nadie puede colmar. Se sienten ilegítimos, a pesar de todas las elecciones que hagan, de todos los respaldos internacionales, de todas las muestras de control y capacidad de manipulación, de toda la retórica
y el respaldo de una izquierda globalizada que rinde pleitesía a la
"revolución bonita". Es un vacío terrible, que carcome los corazones, y que ningún abuso, arbitrariedad o injusticia llenarán jamás, pues se lleva en el alma y se nutre de una cruda verdad: el régimen no se saciará de legitimidad porque no puede, pues su justicia es de verdugos.

      

 

 

 

 

Especial Fraude
Especial Fraude
 

 

 

 

 

 Lea el análisis completo 

Venezuela
Cuba:
¿Paralelismos
posibles?


 Elizabeth Burgos
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imprima el artículo Subir Página