Inicio | Editor | Contáctenos 
 
Webarticulistas
Manuel Malaver
Eli Bravo
Luis  DE LION
Roberto Palmitesta
Lucy Gómez
Alexis Márquez Rodríguez
Ted Córdova-Claure
Antonio Sánchez García
Aníbal Romero
Charles Cholaleesa
 
 
 
 
 
 
 
 

 

referencement

 
 

El adjetivo aclaratoria
por Alexis Márquez Rodríguez
domingo, 10 abril 2005

 

 
A propósito del título del artículo anterior de esta columna, ACLARATORIA NECESARIA, coinciden tres amables lectores en plantearme la duda sobre si allí la palabra aclaratoria está bien o  mal empleada, pues les han dicho o han leído que ese uso es incorrecto, pues aclaratoria es un adjetivo, y en esa frase se usa como sustantivo. Sería el mismo caso de frases como ³El director hizo una aclaratoriaŠ², ³La aclaratoria del Ministerio resultó insuficienteŠ², etc. En tales casos, se dice, debería emplearse   aclaración, que sí es un sustantivo.

Sí y no. Aclaratoria es, en efecto, un adjetivo, pero como todo adjetivo puede sustantivarse, es decir, usarse en una frase  determinada con función de sustantivo, sin que pierda su condición  de adjetivo. En estos casos se trata de una frase elíptica, de la cual se suprime, por no ser absolutamente necesario para la  comprensión, el sustantivo al cual el adjetivo califica. En el título de mi columna pasada se sobreentiende el sustantivo nota, o uno equivalente: (NOTA) ACLARATORIA  NECESARIA.  Se hace la elipsis, tanto porque el sustantivo nota no es allí necesario para  comprender lo que se dice, como porque poner dicho sustantivo  haría la frase torpe y monótona. Es obvio que en esta frase el adjetivo aclaratoria absorbe el sentido de la palabra nota, y actúa de ese modo como un sustantivo, es decir, como un adjetivo  sustantivado.

Este fenómeno es frecuente en nuestro idioma. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la palabra directiva, que es un adjetivo: junta directiva. Pero cuando decimos ³La directiva decidió congelar los sueldos², el adjetivo directiva, sustantivado, asimila los dos significados, el del sustantivo junta y el del adjetivo directiva, y los expresa de una sola vez. Se trata, por eso mismo, de una metonimia, pues el significado del sustantivo se desplaza hacia el adjetivo, y este absorbe los dos significados. Lo cual es posible  porque entre ambos vocablos hay una relación de contigüidad tanto espacial como semántica, condición necesaria para que haya metonimia.

Algo parecido ocurre con la palabra terminal, sobre la que otras veces he escrito para responder consultas de lectores. Esta palabra, que es un adjetivo, plantea la duda sobre si debe decirse el terminal, o la terminal.  Ambas formas son válidas, y se usará en masculino o en femenino según el sustantivo al que hipotéticamente se refiera: ³El (punto o extremo) terminal de (la línea  de) autobuses²; ³La (estación) terminal de (la línea de) autobuses². En el caso del ³terminal de lotería² se trata del ³(Número) terminal de lotería².

No hay duda, pues, de que en frases como ³Aclaratoria necesaria² o ³El director hizo una aclaratoria² el vocablo aclaratoria está perfectamente bien empleado. Se trata de un fenómeno que demuestra, como muchos otros, el gran dinamismo de nuestro idioma. Y sería un error, rayano en la necedad, no aprovechar ese maravilloso rasgo del Castellano, sobre todo si se hace por apego  a una rigidez y un purismo esterilizantes.
 

BURRADA
 

En El Nacional del 3-4-05, página A-4, leemos: ³Šno parece  tener ganas de sentarse a esperar que le asignen un curul para continuar defendiendo sus puntos de vistaŠ². ¿Ignora el periodista  que curul es femenino, la curul? Viene de la antigua silla curul de la época de los romanos.

 Imprima el artículo Subir Página

 
 
 
 
 
 
© Copyright 2005 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.