Inicio | Editor | Contáctenos 
 
 

Terrorismo mediático
o la cría del avestruz
por Lucy Gómez  
sábado, 29 marzo 2008



Hoy el gobierno venezolano admite que la discusión acerca de la difusión de información es básica para todos los ciudadanos. Sus defensores se traban en un enfrentamiento directo con los responsables de los principales periódicos latinoamericanos que han decidido plantar cara a la persecución a los periodistas y editores en los países donde se produce y no limitarse a emitir comunicados grises y fríos desde alguna oficina en algún lugar políticamente correcto.

La discusión en Venezuela es pues contra los empresarios de la prensa de una manera circunstancial. Los productos de sus fábricas, los periódicos que nos rodean son simplemente el reflejo casi exacto del mundo en que vivimos, nada perfecto, pero evidentemente representativo.

Llenos de nuestros dolores, de nuestras quejas, de nuestro lenguaje imperfecto, de nuestros políticos corruptos, de nuestros gobernantes ineficaces, de nuestros malos olores. De vez en cuando, un sabor fuerte, unos colores preciosos, una mujer despampanante es el centro de la atención, pero la nada reconfortante realidad, nos hace voltear hacia la muerte y la desesperanza, más que hacia la buenas noticias.

Y eso es lo que inquieta a los gobiernos que creen que cuando se dice lo que ocurre, se incurre en terrorismo mediático.

Una de las frases icono, por lo definitoria de lo que se nos pide es aquella: "si es mentira, usted lo vio por Globovisión". Es decir, que lo que usted ve es mentira. Lo único que vale, aunque sus ojos le digan otra cosa, es lo que otro ordene que usted debe ver.

Ya unos amigos en Venezuela, intentaron hace años hacer una agencia de sólo buenas noticias. Y déjenme decirles que no tuvieron mucho éxito. Es que las buenas noticias, son o deberían ser lo cotidiano.

Como decía Juanes en el concierto de la frontera, hay que luchar por el derecho a vivir en paz, a no ser parte del suceso. Y el suceso es la noticia.

Hoy, se llama terrorismo mediático a decir lo que pasa. Para los calificadores, hay que hacer como en los regímenes totalitarios, donde toda noticia es revisada de acuerdo a si le conviene o no le conviene a la revolución, donde no hay calles rotas, ni gente protestando, donde se mueren los niños sin que sean noticia, porque alguien puede pensar que el hospital no sirve por culpa del gobierno. Eso, según los propulsores del antiterrorismo mediático, evitaría esas tragedias. Usted no lo ve, usted lo desaparece.

Se dan unas contradicciones tan grandes en esa postura, que por ejemplo, los agentes del antiterrorismo meditático han salido defendiendo a las FARC, que y que están en una guerra justa, aunque usen collares bomba, secuestren, maten, tengan presos con cadenas en las piernas a centenares de personas, aunque negocien uranio sucio. Esos no son terroristas. Terroristas son los periodistas que en Valencia viven denunciando las muertes diarias. Ahora, varios partidarios del gobierno descubren meses después que el gobernador Acosta Carlez propuso decomisar a Notitarde, por incluir imágenes de hechos violentos acompañadas de elucubraciones e interpretaciones desviadas de la realidad, que era verdad, que la policía de Carabobo podría ser intervenida porque es posible que esté vinculada con el narcotráfico, que si hay violencia y creciente, que no es mentira que las calles en la noche estén llenas de prostitutas, que no era terrorismo mediático sino la pura y simple realidad.

Aquí lo que hay que hacer es blindarse personalmente contra quiénes le digan que lo que usted vio no lo vio, que la tranca de cuatro horas en la que usted estuvo ayer no existe, que los hospitales venezolanos cada vez funcionan mejor y que los niños que se mueren, ya venían muertos. Cuente con que tratarán en todo momento de hacerle creer que las cárceles venezolanas no son un infierno y que los políticos que se desmarcan del chavismo son todos unos ladrones, corruptos y locos. De las últimas denuncias, se dice en el gobierno que ellos ya sabían que los denunciantes son unos tránsfugas ¿Porqué no lo dijeron antes? Ah, por no hacer terrorismo mediático, debe ser.

Y que hay unos monstruos que inventan que Venezuela es un desastre y que lo quieren volver loco a usted, con un terrorismo que consiste en inventarle una vida violenta que no existe para que usted se desespere y vote contra el gobierno o se le ocurran cosas peores. Usted lo que tiene es que convertirse en avestruz. La cabeza en tierra y el trasero dispuesto.

lucgomnt@yahoo.es

 
 

© Copyright 2006 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.