Inicio | Editor | Contáctenos 
 

Rebelión en Cuba
por Elizabeth Burgos
sábado, 6 septiembre 2008


Nunca se sabe por donde puede comenzar una rebelión. Y es lo que está sucediendo en Cuba de la manera más inaudita. Un país que ha invertido su fuerza e inteligencia, toda la ayuda recibida de la URSS y de otros países, - lo que corresponde a varias veces el plan Marshall con el que se levantó Europa después de la Segunda Guerra Mundial-, en mantener un aparato de control de la población, llamado pomposamente Seguridad del Estado, y el ejército mayor y mejor dotado del sub continente, ahora sucumbe ante un rockero y una bloguera. Así son las piruetas de la historia.

Ya lo anunciaba hace poco en un brillante artículo de Manuel Cuesta Morúa publicado en la revista “Encuentro de la cultura cubana”, Cuba07: abierta a sí misma. El autor sostiene que “eso que por ausencia de imaginación, aún llaman Revolución Cubana” ha significado un  desencuentro entre ideas, sociedad e individuos, de allí que la “Revolución cubana” se haga de espaldas a Cuba y a pesar de los cubanos”. Y se pregunta si se cree en verdad  ¿si Marx, Lenin, Gramsci, Ernesto Guevara tienen que ver con la antropología mental, social y cultural cubana?  Considera igualmente que la desconexión que menciona, comienza a ceder con el cambio de poder que se concretó el 31 julio de 2006  que el autor sitúa como el fin del siglo XX cubano. Con la entrada al siglo XXI bajo las riendas de Raúl Castro se abre la era en la que Cuba ha de abrirse a sí misma, y logre reencontrarse “en el punto más o menos en el que se congeló el proceso de completamiento nacional, 1959”, Opina que por primera vez  en 50 años comienza a coincidir el debate de ideas, la sociedad y los individuos, y no por voluntad del poder, sino de los individuos que han ido haciendo sociedad. Y lanza una afirmación contundente y sorprendente: se debe reconocer que el debate comienza por la rendición de un poder machista frente a la homosexualidad. “La silenciosa revolución de las lesbianas y los homosexuales es la que, en definitiva, ha venido a liquidar a la Revolución Cubana”.  

Esa afirmación hubiera podido considerársele un exabrupto del autor destinado a retar al poder de no haber surgido hace poco ante la opinión pública internacional el caso del grupo rock semi-clandestino “Porno para Ricardo” – contrapunto del macabro “Patria o muerte” oficial-  que dirige el rockero Gorki Aguila quien ha demostrado con contundencia la afirmación de Cuesta Morúa, pero esta vez se trata de la música, y sobre todo de las palabras de sus composiciones musicales, que debo admitir, son de una contundencia provocadora inaudita, a lo cual se agregan las imágenes de los montajes de los videos clips que realiza el grupo. El uso de las palabras como arma, nunca había alcanzado ese grado de poder de fuego. Pues se les debe situar en la circunstancia de un país en el que faltarle el respeto al “Lider Máximo” está penado por la ley. De allí que no se les deba catalogar como vulgares, sino como un arma generada por la rigidez y la represión del propio sistema.  Simplemente, se trata de un cubano que ha decidido dejar de “enmascarar las mentiras públicamente compartidas” y no disimular más el hecho de nos ser “sujeto de una “Revolución” que no lo representa culturalmente” .

Apresado la semana pasada, acusado de “peligrosidad social predelictiva”, Gorki Águila debía ser juzgado y condenado, por lo menos, a 4 años de prisión. Gorki ya tenía el precedente de haber sido condenado a dos años de cárcel en 2003, y dos de libertad condicional y prohibición desde entonces de tocar con su grupo en ningún lugar público.

Pero esta vez, el nuevo intento de callarlo levantó un movimiento de protesta nunca visto en la isla, que sin voluntad política, se ha convertido en el acto político de mayor alcance  político desde el “59: Año del Error” como se lee en el t-shirt que usa Gorki, pues no deja resquicio libre a su voluntad de protesta.

La bloguera Yoani Sánchez, famosa por su blog “Generación Y”,  http://desdecuba.com/generaciony/ - crónica despiadada de los avatares de la vida cotidiana bajo el castrismo que le valió el premio Ortega y Gasset de periodismo digital -, aprovechando un concierto del cantante del oficialismo, Pablo Milanés, que iba a tener lugar en la “Tribuna Antiimperialista” (una construcción erigida frente a la “oficina de Intereses” de Estados Unidos, cuando el caso del niño Elian, destinada a acoger a Fidel Castro cada vez que quería hacer una demostración de sus rabietas contra el “imperio”; actos patéticos que demostraron que ya el “Líder Máximo” había entrado en una fase de desvarío irreversible, hecho que a las cámaras de Washington, apostadas en la fachada del edificio, no les pasaba desapercibido), junto a otros jóvenes acudió al concierto llevando un cartel que pedía libertad para Gorki. Por supuesto que fueron desalojados y golpeados por la Seguridad del Estado. Pero lograron su cometido, prensa extranjera y embajadas se movilizaron y al día siguiente se apostaron frente al tribunal que debía juzgar a Gorki. La presión dio resultado. La acusación fue modificada por “desobediencia” y Gorki fue condenado a 600 pesos de multa, lo que corresponde a dos meses de salario del trabajo  que realiza en un taller de serigrafía elaborando carteles de cine.

Cuando se piensa que en octubre 1960 ya se contaban 1330 “contrarrevolucionarios” fusilados, es decir, aquellos que se rebelaron contra Castro a partir de 1959, es innegable que la revolución, personificada por la rigidez militarista, los uniformes, las consignas sangrientas, ha sido vencida por la imaginación, la ligereza de la música, la astucia del uso de la informática.  Se debe escuchar el irrespeto inaudito de Gorki Águila con composición titulada El Comandante http://es.youtube.com/watch?v=0sXb1Qsl0Tk&NR=1 “Usted es un tirano que no hay pueblo que lo aguante y  quiere que yo lo aplauda después de hablar su mierda delirante, ..¡noooo!” Y el dedicado a Raúl Castro, El General “Raúl saca los tanques para que el pueblo se levante”. Y Cuba Rebelión, no tiene desperdicio. Se puede acceder a la mayor parte de los videos de Porno par Ricardo en http://andresrivero.com/notasdeexilio.htm

Al quedar libre, Gorki Águila entrevistado por teléfono en El País dice que tiene miedo, porque en Cuba no se pierde el miedo. Ya la seguridad ha ido a su trabajo, y espera no perderlo. Para él “salir de la cárcel a su casa, es como salir de una cárcel chica para pasar a una un poco más grande, con el riesgo de caer en la chica de nuevo.” Para él, tener elecciones significa que no esté la familia Castro. “Nunca me voy a sumar a la ideología de mierda de este país”.

Las palabras de Gorki denotan que pese al miedo, como lo escribe Claudia en el blog Generación Y, el acompañar a Yoani Sánchez al concierto y levantar el cartel pidiendo libertad para Gorki, “se marcó el giro del “no se puede” al “se puede”.

Cuando se pierde el miedo, el totalitarismo está vencido, porque “tener miedo significa no atreverse a ayudar a los otros”; palabras de Gorki que se ha cansado del “cinismo y de la humillación” al que lo somete un régimen que lo más democrático que tiene “es que reparte bien la miseria”.

Se ha pasado el “no se puede” al se “se puede” : eso en Cuba significa una rebelión.

Cosas, veremos…

 *

 Especializada en etnopsicoanálisis e historia, consejera editorial de webarticulista.net,
autora de "Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia" (1982).
- Artículo publicado originalmente en el semanario ZETA


© Copyright 2007 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.