Inicio | Editor | Contáctenos 
 

Terrorismo y el califato universal
por Elizabeth Burgos
martes, 17 julio 2007


Tras los atentados de las Torres Gemelas de Nueva York y del Pentágono que inauguraron la era de terrorismo que hoy azota, tanto en el mundo occidental cristiano como el musulmán medio-oriental, comentaristas, académicos y voceros de toda categoría, adjudicaron esos hechos a las diferencias socio-económicas norte-sur; a la pobreza que reina en amplios sectores de las sociedades musulmanas y de lo cual se culpa a Occidente.

La culpa de occidente, que a su vez alimenta el resentimiento de aquellos que se consideran excluidos, intenta explicar este estado de hechos. Sin querer negar las consecuencias históricas del colonialismo, y las de las nuevas tecnologías de la comunicación que al acercar en tiempo real universos disímiles acarrea la exacerbación de conflictos latentes, nadie parece haberse percatado que los líderes y responsables de los grupos terroristas nunca han mencionado como explicación de su lucha y de las técnicas militares empleadas en su guerra, ese tipo de argumentos. La primera declaración de Osama Bin Laden en relación a los atentados de Nueva York expresaba que su propósito era la instauración de un Califato Universal que rigiera los destinos del mundo.

Los autores de los atentados que han tenido lugar en Madrid, y en Londres eran miembros de la comunidad musulmana perfectamente integrados en ambos países. La célula terrorista recientemente descubierta en Londres estaba integrada por médicos de alta calificación, miembros del estamento médico del Reino Unido. Ejercer la profesión de médico y dedicarse al asesinato por razones ideológicas, demuestra el grado de desarreglo mental que rige la conducta de esta técnica militar. Los atentados suicidas forman parte de la misma perversión de la conducta humana. Ambas, ponen de relieve lo retrogrado de la guerra como medio para solventar conflictos. Indicios que demuestran que la explicación de las diferencias socio-económicas no coincide con los hechos; se trata de una explicación simplista basada en el imaginario de ciertas tendencias ideológicas que se niegan a ser contemporáneas de la historia. Vivimos en una era de exacerbación de lo imaginario; la perplejidad de una época en la que la historia se expresa de manera acelerada, limita la comprensión de la época.

Un ex-terrorista que fue miembro de Al-Qaeda y hoy arrepentido, médico radicado en Gran Bretaña, Hassan Butt, dice que los atentados no son debido únicamente a la situación de Irak. Recuerda, que cuando él todavía militaba en el grupo terrorista, se morían de risa cuando escuchaban en los medios que la causa de los atentados era la política exterior de Occidente. En cada atentado se busca la excusa de Irak o de Palestina pero puedo “afirmar que lo que persiguen los djihadistas, y lo que yo perseguía entonces, es la creación de un Estado revolucionario que instauraría la justicia islámica en el mundo”. Para el Islam radical el planeta está convertido en una tierra “dar ul harb”, (tierra de guerra) que autoriza a cada musulmán pisotear todos los derechos que se le garantizan a todos los seres humanos pues para un musulmán radical, un no creyente (uno que no practique el Islam) no es digno de vida y se le debe eliminar. Eliminar a los infieles garantiza a un musulmán ganar el cielo, y el cielo es el paraíso y el derecho a disponer de mujeres vírgenes.

Nada que ver con los “guerrilleros del mar” protegidos por submarinos fabricados en Rusia y la guerra asimétrica de soldados motivados por el aumento de 30% de su salario que más parecen querer jugar a la guerra motivados por antiguos militares, alejados del verdadero profesionalismo. La alianza que de allí parece perfilarse entre estas dos categorías de guerreros, - los islamistas y caribeños petrodolarizados -, no augura nada bueno para el país.
 

 *

 Especializada en etnopsicoanálisis e historia, consejera editorial de webarticulista.net,
autora de "Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia" (1982).
- Artículo publicado originalmente en el semanario ZETA


© Copyright 2007 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.