Inicio | Editor | Contáctenos 
 
 

Mambrú se fue a la guerra 
por Teódulo López Meléndez  
lunes, 26 noviembre 2007


Vamos a recobrar la sindéresis y vamos a dejarnos de estar especulando sobre hipótesis bélicas con Colombia. Qué si los militares de aquí piensan así y los de allá más así. No hay ningún hecho efectivo que conlleve a esa posibilidad. No está en peligro la soberanía, la integridad territorial ni absolutamente nada en ninguno de los dos países. Sólo una acción demencial podría provocar un incidente armado en la frontera con el exclusivo propósito de suspender el referéndum constitucional del próximo domingo. Sólo una locura inexistente en los mandos militares venezolanos que comprenderían de inmediato que van a combate por un capricho o una malacrianza.

He advertido reiteradamente sobre las infinitas maniobras que se iban a desarrollar esta semana y las califiqué de guerra psicológica. Por ello tampoco me gustan los disturbios que se están produciendo en el centro de Venezuela, al parecer por combustión espontánea. El único objetivo posible es llegar en calma al próximo domingo y votar “NO”. Debemos comprender que con el resultado electoral en las manos las cosas cambian de manera drástica. Paciencia y calma.

Al inicio de los insultos de Chávez me vino a la mente dirigirme a los casi 200 escritores colombianos que tengo en mi mailing y lo desestimé. Lo que ahora voy a hacer en enviarles este artículo y recordarles que jamás permitiremos ese hipotético “conflicto bélico”. Los intelectuales de ambos lados de la frontera debemos manifestarnos para tranquilizar los ánimos, recordar que es una burda maniobra y que jamás aceptaremos uso de las armas entre hermanos. Si bien se trata de una pantomima, a nuestros hermanos colombianos les agradecemos sus mejores esfuerzos en ayuda de los demócratas venezolanos, puesto que lo que queremos es llegar al próximo domingo a votar, a ejercer uno de los más fundamentales derechos democráticos.

Ahora no se trata de que los intelectuales colombianos simpaticen o no con el Presidente Uribe. Ayúdennos a llegar al domingo. Los venezolanos hemos escogido el camino del voto para afrontar nuestra crisis interna. Desechemos las especulaciones bélicas, recordemos nuestros vínculos, inclusive los comerciales, sin los cuales la crisis económica entre nuestros dos países sería de incalculables proporciones. Lamentablemente murió hace meses mi querido amigo Jesús Sanoja Hernández y no puedo consultarle sobre esta famosa anécdota: en los tiempos de crisis entre nuestros dos países Gabriel García Márquez y Miguel Otero Silva habrían llegado a un acuerdo: si se producía el inexplicable conflicto Otero Silva saldría por las calles de Caracas dando vivas a Colombia y el “Gabo” por las calles de Bogotá dando vivas a Venezuela.

Ahora estamos ante un ejercicio vano: si lo que se pretende es un brote nacionalista y un apoyo en la votación del domingo a la propuesta de Golpe de Estado encarnada en una malévola e inconstitucional propuesta, están muy equivocados. Ya no hay “brotes nacionalistas” ni en Venezuela ni en Colombia. Lo que puede lograr es el efecto contrario: que miles de colombianos que aquí viven y que consideramos tan venezolanos como a cualquiera voten “NO” para preservar la amada fraternidad entre nuestros dos pueblos.

A mis compatriotas venezolanos les reitero que no podemos permitir que la guerra psicológica nos envuelva. Estamos ante una victoria que debemos preservar. Evitemos manipulaciones y escenarios violentos. Lleguemos al domingo.

tlopezmelendez@cantv.net

 
 

© Copyright 2007 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.