Inicio | Editor | Contáctenos 
 

Bolivia entre pozos y poses
por Ricardo Viscardi
martes, 16 septiembre 2008


Las profundidades del Atlántico Sur, que tanto reclamara históricamente Bolivia para una salida al mar, contienen petróleo brasileño y posiblemente uruguayo, cuyos pozos prospectados desde ya reflotan, en sentido figurado, a la IV Flota estadounidense. Estas profundidades cargadas de oro negro también determinan un clima de Guerra Fría en el Caribe, ya que la visita de la armada rusa recuerda que los pozos venezolanos no están flechados estratégicamente[1]. Ante la reactivación de la IV Flota del Tío Sam, Rusia responde marítimamente a las gentilezas que la OTAN le dispensa en tierra firme, por medio de Georgia y Polonia[2]. Ya en un país continental, los separatistas cruceños vuelan gasoductos que conducen el contenido de los pozos del anillo energético latinoamericano (desde Venezuela hasta Bolivia, pasando por San Pablo en Brasil)[3].

Tales efectos de los pozos sobre la superficie mundial no se explicaría si este epitelio político no contara con sus propios epicentros críticos. Esas resonancias a distancia toman por centro latinoamericano a Bolivia, donde las instituciones democráticas debieran estar más fuertes que nunca, a raíz del referéndum favorable al gobierno por casi dos tercios. Subsidiariamente una alarma análoga proviene de Venezuela, donde la situación del gobierno también debiera ser comicialmente confortable[4]. Por consiguiente esta Guerra Fría se parece en mucho a una Guerra de Ondas, que aparentemente no dejan de recordarnos que las guerras post-Guerra Fría no tienen lugar[5].

De ahí que la composición de lugar sea necesariamente alusiva y elusiva, como toda declaración. A diferencia de la barrera que oponían los buques de guerra estadounidenses a las ojivas nucleares que la Unión Soviética enviaba por mar a Cuba, o la misma Cortina de Hierro que la gente atravesaba a riesgo de su vida, los conflictos de hoy son efecto de emisiones propicias. Estas no tienen ni pueden tener, desde que existen lugares comunes de índole retórica, profundidades extraíbles, pero sí reconocen, a la manera del vuelo aéreo, “pozos de aire”, donde el fluido faltante se siente en caída.

Tal el caso del énfasis que la declaración de Tabaré Vázquez hace sobre las instituciones democráticas en referencia a las tribulaciones bolivianas[6]. Se subraya la índole democrático-institucional al inicio y al final de la declaración, donde el piloto automático de la interpretación siente que falta algo que dice reiteradamente Chávez sobre EEUU. De la misma manera, la forma en que Lula convoca a un pacto entre el cordero y el lobo, daría motivos para un retiro espiritual dedicado a resiliencia democrática de la crisis boliviana[7].

Estos pozos de aire discursivos encuentran sin embargo intérpretes que los disciernen e incluso atraviesan sin desgano. Por ejemplo, un artículo periodístico harto comprometido en el estilo de izquierda con la Guerra Fría, ve todo ventajas en ignorar el rol de EEUU e incluso al propio Chávez[8]. Esta levitación declarativa produciría delicias estratégicas que América Latina nunca conoció, aunque sí conoce la facundia impugnadora de Fidel Castro y del propio Chávez como el blasón mismo de su dignidad.

Tal levitación declarativa nos advierte que no digamos nada sobre aquello de lo que todo el mundo habla, pero abandonando en súbita caída de silencio la misma astucia en el sentido opuesto, no calla sus temores hacia una radicalización, en la propia izquierda, de sectores que aprovecharían para marcar la cancha. De la hora de los pozos a la hora de las poses, la concomitancia ideológica desciende hasta la superficie política, por donde corren incluso las voladuras de gasoductos que apuntan más abajo aún.

El tránsito del pozo a la pose no admite límites positivos, por lo tanto supone una “deslocalización”, no tanto en el sentido folklórico de las costumbres, sino más bien en el sentido propio de las costumbres[9]. Todo queda en todo, la pose llega hasta el pozo y el pozo es fuente de pose, no por la vía de la tradición, sino por el canal de la transmisión. Sería una pena que Latinoamérica, efecto de un Pasaje a Occidente[10], perdiera esta oportunidad de escanear las capas geopolíticas de pueblos mestizos, etnias sumergidas, fronteras dudosas y memorias insumisas que quedan entre el pozo y la pose. Allí escoran y se hunden todas las flotas, se desvían y capotan todos los misiles.


[1] Fantini, C. “Nuevos vientos de Guerra Fría” (11/09/08) El País, Montevideo. http://www.elpais.com.uy/08/09/11/pinter_369121.asp
[2] Gorbachov, M. “Escudo antimisiles en Polonia está pensado contra Rusia” (10/09/08) El País, Montevideo http://www.elpais.com.uy/08/09/10/pinter_368956.asp
[3] “Evo advierte a la oposición: "La paciencia tiene un límite" (12/09/08) La República, Montevideo http://www.larepublica.com.uy/mundo/330861-evo-advierte-a-la-oposicion-la-paciencia-tiene-un-limite
[4] “Vázquez y el Frente Amplio dieron "total respaldo" a Evo” (13/09/08), La República, Montevideo.
[5] La cursiva recuerda el título de Baudrillard La guerra del golfo no tuvo lugar.
[6] Presidencia de la República, Comunicado de Prensa (12/09/08) http://www.presidencia.gub.uy/_Web/noticias/2008/09/bolivia.pdf
[7] Bilbao, L. “Washington promueve la guerra civil en Bolivia” (12/09/08), enviado en correo electrónico por Sirio López.
[8] “La prioridad es la democracia de Bolivia” (14/09/08) La República, Montevideo http://www.larepublica.com.uy/politica/331380-la-prioridad-es-la-democracia-de-bolivia
[9] Balibar, E. (2006) “Cosmopolitisme et Internationalisme: deux modèles, deux héritages dans Philosophie politique et horizon cosmopolitique, UNESCO, Paris, p.42.
[10] Marramao, G. (2006) Pasaje a Occidente. Filosofía y Globalización, Katz, Buenos Aires.

 *

  Profesor de la Universidad de la República de Montevideo


© Copyright 2007 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.