Inicio | Editor | Contáctenos 
 

Zelaya intentaría crear un gobierno provisional en el interior de Honduras 
por Joaquím Ibarz
domingo, 19 julio 2009


Manuel Zelaya parece que se echa al monte. Sin dar detalles sobre si encabezará la insurrección que pidió hace tres días, el derrocado presidente hondureño pretendería crear un gobierno provisional en algún punto del interior del país. Anticipando el previsible fracaso de las negociaciones con el gobierno de facto de Roberto Micheletti, que hoy se reanudan en Costa Rica, Patricia Rodas, ex ministra de Exteriores, afirmó que Zelaya se encamina a Honduras a reclamar el poder.

Tras su llamamiento a la "insurrección", que no tuvo mayor acogida, Zelaya anuncia otras medidas que tomaría si fracasa la mediación de Arias. De no obtener resultados que permitan su regreso, pondrá en marcha distintos planes para lograr tal fin.

“Estoy preparando distintas alternativas: aéreas, terrestres y otras para hacer sentir a esos militares vergüenza por lo que han hecho en contra del pueblo”, subrayó Zelaya al recordar que el ultimátum que le diera a Micheletti el 13 de julio se cumple en las próximas horas.

Pudiera ser una maniobra de guerra psicológica de Zelaya, pero en Honduras, las fuerzas de seguridad lo toman en serio. Según fuentes de inteligencia, el Ejército y la policía de Honduras han comenzado a desplegar efectivos por zonas por donde Zelaya podría intentar ingresar al país. Se desconoce si el derrocado presidente vaya a tomar alguna iniciativa antes del final de la segunda ronda de negociaciones con Micheletti.

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, propondrá hoy en San José la conformación de un “gobierno de reconciliación nacional” presidido por Zelaya, una “coalición”, para resolver la crisis en Honduras. "Vamos a ver si es posible integrar un gobierno de reconciliación nacional, una coalición con ministerios claves como finanzas, seguridad, ministerio del interior o gobernación, vamos a ver si se puede hablar de amnistía", explicó Arias.

Para lograrlo, Arias considera necesario que Zelaya abandone sus pretensiones de buscar la reelección con una consulta popular para convocar una Asamblea Constituyente, motivo por el que fue apartado del poder y expulsado por los militares a Costa Rica.

En palabras grandilocuentes, la ex canciller Rodas presenta a Zelaya como un moderno Morazán (general que lideró la independencia de Centroamérica). “En cualquier momento, el mundo verá como sembramos la bandera en cualquier lugar de Honduras, Zelaya va a ponerse al frente, personalmente conduciendo la resistencia popular”, dijo Rodas en La Paz.

Los partidarios de Zelaya dicen que ya no está en cuestión si su líder regresa o no, señalan que la incógnita está por dónde entrará a Honduras y cuándo. De momento, nadie habla de crear guerrillas en un país donde la insurrección armada no cuajó a pesar de que en los países vecinos –El Salvador, Nicaragua, Guatemala- los movimientos insurgentes fueron muy fuertes.

El regreso de Zelaya a su país en forma clandestina no sería difícil. Honduras y Nicaragua comparten 922 kilómetros de frontera común. Gran parte de la línea divisoria, difícil de delimitar, está cubierta por bosques montañosos y selva húmeda. El gobierno nicaragüense de Daniel Ortega apoya a Zelaya en forma incondicional. El gobierno de Tegucigalpa ha denunciado que nicaragüenses infiltrados apoyan las protestas contra Micheletti.

"Zelaya ya está camino a Honduras", dijo Rodas. La ex ministra viajó a Bolivia en el avión del presidente venezolano Hugo Chávez, quien desde lejos impulsa y mueve los hilos de la estrategia de confrontación que sigue el depuesto mandatario. Sin ofrecer detalles, Rodas manifestó que Zelaya "estará en el algún momento y en algún lugar de Honduras, ya está caminando allá, que Dios lo proteja y los pueblos de América lo acompañen".

Fuentes diplomáticas indican que el anunciado regreso de Zelaya podría responder a una maniobra para desestabilizar al régimen de Micheletti y alentar a sus partidarios a nuevas protestas, sin que realmente piense en volver a su país.

Hugo Chávez, que presiona para poner fin a la negociación política de Zelaya, afirma que Zelaya le dijo por teléfono: "No sé si voy a morir, pero yo voy a mi país". Para Chávez, la situación en Honduras "podría derivar en una nueva guerra civil en Centroamérica".

VOLUNTARIOS PARA LUCHAR EN HONDURAS

Mientras el gobierno de facto de Roberto Micheletti denunció ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la violación del espacio aéreo y “las amenazas y actos de provocación” realizados por el presidente Hugo Chávez contra Honduras, con anuncios del envío de fuerzas militares venezolanas, en varios foros que divulga la red se piden voluntarios para ir a combatir en Honduras con el fin de restablecer a Zelaya en la presidencia.

“Qué sucederá si un ejército conformado por las fuerzas militares de los países del ALBA sorpresivamente madruga en Soto Cano (base aérea conocida como Palmerola) y se abre camino a la victoria? No son pocos los mail que recibo en donde muchos me dicen que están dispuestos a ir a Honduras a luchar, todos lo haríamos, es una batalla que incita a todos, es una furia que no tardará en desatarse”, escribe Raúl Bracho.
 

 *

  Artículo publicado originalmente en el diario La Vanguardia


© Copyright 2007 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.