Inicio | Editor | Contáctenos 
 

La sombra de Chávez empujó salida de Zelaya
por Edgar C. Otálvora
lunes, 29 junio 2009


El Congreso hondureño, con el respaldo de las Fuerzas Armadas y de la Corte Suprema, destituyó al presidente en ejercicio, quien previamente  fue extrañado del país y enviado a la vecina Costa Rica. La élite política hondureña, de esta forma, puso ayer un freno a la aspiración del presidente Manuel Zelaya de forzar una reforma  constitucional apelando a una vía que había sido calificada como “ilegal” por los órganos de justicia de ese país.

El temor a que esa reforma fuera para imponer la reelección presidencial e introducir el “socialismo del siglo XXI” en Honduras, fueron resortes que hicieron posible una amplia alianza política contra Zelaya. El otrora popular dirigente fue quedándose solo en las últimas semanas. En agosto del 2008, cuando Hugo Chávez visitó Tegucigalpa con motivo del ingreso de Honduras al ALBA, las sospechas sobre las aspiraciones continuistas de Zelaya se multiplicaron, dados los altisonantes discursos de Chávez y Daniel Ortega contra el capitalismo. En tanto, Zelaya se engranaba al Eje La Habana - Caracas, el mismo que ayer colocó todo su aparato propagandístico a favor del destituido mandatario. En el último año el discurso de Zelaya progresivamente se fue hacia la izquierda, mientras la sombra de  Chávez se extendía en el gobierno del empresario otrora liberal y ahora izquierdista. La guinda de la torta la colocó Chávez esta semana cuando desde Caracas emitió opiniones sobre un enfrentamiento entre Zelaya y la cúpula militar. La expresión “injerencia cubano-venezolana” resonó en los cuarteles hondureños.

Un golpe blanco

A media tarde del domingo, el Congreso hondureño votó un decreto legislativo mediante el cual procedió a “improbar la conducta” del presidente Zelaya “por sus reiteradas violaciones a la Constitución de la República y a las leyes y la no observación de las resoluciones y ordenanzas de los órganos jurisdiccionales".

Acto seguido, los parlamentarios acordaron designar al presidente del Congreso, el liberal Roberto Micheletti, para que conduzca al país hasta el mes de enero, cuando deberá tomar posesión quien resulte electo en las elecciones del próximo mes de noviembre.

Las intervenciones de los parlamentarios ayer en el Congreso hondureño coincidieron en asociar la crisis política con el intento de Zelaya de saltarse la constitución y llevar su país a la órbita cubano-venezolana.

 *

  Artículo publicado originalmente en el diario El Nuevo País


© Copyright 2007 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.