Inicio | Editor | Contáctenos 
 

Nudos en el Hilo
por Charles R. Páez Monzón
miércoles, 01 julio 2009


El cinismo es la virtud de estos tiempos. Un gorila cubano de larga data alerta sobre los peligros de los regimenes militares. El milico golpista, autócrata de mi país, amenaza con invadir a Honduras para que no haya golpes militares nunca jamás; a pesar que ha erigido su felonía del 4F como efemérides nacional. Saben que Zelaya seguía sus pautas de quebrar con una ganzúa a los artículos pétreos que hacen de seguro de la Constitución de Honduras. La orden era entrarle a saco a su Constitución. Esos cerrojos los estableció la Constitución del 61 y señalaban a Gonzalo Barrios de ser su cerrajero. Chávez los violentó con su libreto y hoy arrastra en el camino los seguros democráticos que aun contiene la Constitución del 99 y sigue vivo en su empeño de violarlos con impunidad continuada. Los Art. 333 y 350 de la nuestra son seguros a la mano de un pueblo a los que la represión del Estado no nos permitirá hacer uso sin que se nos vaya la vida en eso.

Fue en ese juego político donde el país político hondureño reacciona y opta por romper y hacerle un nudo a su hilo constitucional para garantizar que sus seguros democráticos garanticen el propósito nacional de alternancia y juego democrático representativo. Es el eterno problema de fines y medios. Los militares se comprometen al trabajo sucio y los civiles a la cara limpia. Y siempre se atropellan los medios y con sus resultados políticos y militares están entrenados a arrear el porvenir. A lo mas que los latinoamericanos pareciera pudiésemos aspirar es a hilos constitucionales con el menor numero de nudos, mínimas ataduras. Solo los teóricos y los perdedores claman en tiempos de crisis por la inmaculada preservación del hilo constitucional. En las agencias regionales los hemos visto en un “ora pro nobis”.

Claro que hubo un golpe de la democracia representativa ya aleccionada del golpe constitucional que se les venia encima. No es que Zelaya y Chávez sean el futuro. Son el último presente que se convertirá en pasado por la reacción libertaria de los latinoamericanos que no están dispuestos a sucumbir. Ahí esta un país, Honduras, que se las esta jugando y sabe que a fines de noviembre volverá a mostrar su hilo constitucional no tan inmaculado; pero fuerte. Hay espacio para los remiendos. Zelaya a juicio político, una OEA entretenida con una comisión de la verdad, todo el país político, ojala unido, a elecciones democráticas anticipadas, una renovación de la dirigencia democrática de la las instituciones hondureñas y en enero del 2010 o antes la alternancia y la continuidad. Y esa democracia seguirá ante el dilema de su pueblo y su destino.

Los alaridos y las lamentaciones del SICA, del Grupo de Río, de la OEA, de los presidentes civiles acobardados por los milicos presidentes quedaran aislados en su colosal mayoría por un pueblo libre, democrático y autodeterminado que les dirá: Democracia sin golpes si; pero sin el cinismo de los golpistas presidentes que hoy copan la escena latinoamericana. Las mayorías del pueblo boliviano y venezolano siguen esperando solidaridad de esos entes de defensa de presidentes ante la impunidad de violentar las constituciones que ellos se han dado. Me gustan estos tiempos. La ética sobresaldrá al final del cinismo y los medios y los fines tendrán que volver a su justa proporcionalidad.

En su cortedad de miras, ya comienzo a ver una oposición venezolana otra vez perdida. Me jacto de haber escrito contra la dictadura de Carmona y con valentía señalar el vacío de poder; mientras todos corrían o se equivocaban. Nadie atendió a Miquelena que ofrecía los medios justos para esa ocasión. En Honduras, salvo el desalojo del Presidente, que es lo que califica como golpe la acción condenable, hay un país político y militar tratando de cumplir con las apariencias. Debemos apuntalar a las autoridades disidentes en Venezuela para provocar al mandante a su conducta de autócrata. Al mismo tiempo, deberíamos hacer resonancia con el esfuerzo de vida democrática que Honduras se ha propuesto. Solidaridad con solidaridad se paga. A mi este golpe me causa simpatía porque los militares actuaron bajo el mandato de la institucionalidad civil. Doble moral en el embargo, en la legitimidad de origen, en el apuro por la restitución de Zelaya. Dobles mentiras. Honduras exhibirá el nudo de su hilo constitucional.


© Copyright 2007 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.