Caudillo
por Alexis Márquez Rodríguez
domingo, 8 feb 2004

Si, como dije en el artículo anterior, la definición de líder que nos da el DRAE es vaga e imprecisa, mucho más lo es la de caudillo: ³Hombre que, como cabeza, guía y manda la gente de guerra. || 2. Hombre que dirige algún gremio, comunidad o cuerpo².

Lo primero que llama la atención de esta definición es que según esto, cualquiera, soldado o civil, puede ser un caudillo, pues de hecho se identifica la idea de caudillo con la de director o jefe de un grupo. Igualmente que el DRAE atribuye la condición de caudillo sólo a los hombres. La verdad es que no suele hablarse de mujeres que hayan ejercido algún tipo de caudillismo (¿caudillesas?), pero eso no quiere decir que no las haya habido o que no las haya en la actualidad. ¿No lo fue, por ejemplo, Juana de Arco en Francia?

En segundo lugar, la definición del DRAE deja al caudillo fuera del ámbito político, a menos que este se incluya en el elusivo ³algún gremio, comunidad o cuerpo², lo cual no se compadecería con la importancia que el concepto de caudillo ha tenido y tiene en la terminología  política, sobre todo, pero no sólo, en Latinoamérica.

Lo peor es que casi todos los diccionarios repiten más o menos aquella definición. Excepciones son el Pequeño Larousse Ilustrado (ed. de 2004): ³Jefe o guía, especialmente el de guerra. || 2. Título aplicado en España al general Franco desde 1936 hasta su muerte. Caudillos. Dirigentes a la vez políticos y militares, surgidos a partir de la emancipación en el área ríoplatense²; el Diccionario del Español Actual, de Manuel Seco, Olimpia  Andrés y Gabino Ramos: ³Hombre que ostenta el mando supremo de una fuerza armada. También figurado, referido al ámbito civil² (Š) 2. En el régimen de Franco (1936-1975): El Jefe del Estado²; y el Diccionario de uso del Español de América y España VOX: ³Persona que manda y guía a un grupo de personas, especialmente a un ejército o gente armada. (Š) 2. Título con que se adaptó en español la voz alemana führer y la italiana duceŠ². El Larousse se queda corto en su referencia de la voz caudillo en nuestro continente sólo a la región ríoplatense, pues es de tipo general en Hispanoamérica. El diccionario de Seco, Andrés y Ramos extiende acertadamente el significado de caudillo al ámbito civil. Y el de VOX suprime la idea de que la palabra caudillo es aplicable sólo a hombres, además de dar la equivalencia de dicha voz con los vocablos führer, alemán, y duce, italiano. Estos diccionarios recuerdan, además, que en España se usó caudillo por antonomasia para nombrar a Francisco Franco.

El vocablo caudillo, ciertamente, estuvo al principio vinculado de manera casi exclusiva al mundo castrense, y se trataba sólo de militares formados en combate, pues aún no existían academias militares de formación profesional en la mayoría de los países. Pero a partir de cierto tiempo se empezó a hablar de caudillos civiles, con toda propiedad. Algunos autores identifican el vocablo caudillo con la palabra cacique, de origen indígena (taíno).

El caudillo, como vimos la semana pasada, se diferencia del líder. Este es más racional, requiere de una preparación intelectual bien definida, y es, además, un dirigente que no actúa autocráticamente, sino como jefe de un equipo y con la asistencia de asesores o consejeros. El caudillo, en cambio, es por definición autocrático e impositivo, se guía más por su intuición que por el raciocinio, no es muy dado al asesoramiento ni al trabajo en grupo, y cuando admite asesores o consejeros, siempre se reserva la última palabra. Mientras el líder suele compartir con otros dirigentes, el caudillo tiende a ser solitario, pero ama y fomenta el culto a la personalidad.

Sin embargo, hay casos específicos en que la diferencia entre caudillo y  líder es muy sutil, es decir, se trata de individuos en que resulta difícil dilucidar si su comportamiento es de líder o de caudillo.

Caudillo deriva del vocablo latino capitellus (cabecilla), diminutivo de caput, cabeza.  Es palabra castiza del Castellano, y ya aparece en el Tesoro (1611) de Covarrubias, con la sola acepción referente al jefe militar. En el Diccionario de Autoridades (1792) también figura, pero en este se registra ya la extensión de su significado a los jefes o cabecillas de grupos civiles y fuera del ámbito político.
Imprima el artículo Subir Página