Inicio | Editor | Contáctenos 
 

 Webarticulistas

Manuel Malaver

 

Eli Bravo

 

Luis  DE LION

 

Roberto Palmitesta

 

Lucy Gómez

 

Alexis Márquez Rodríguez

 

Ted Córdova-Claure

 

Antonio Sánchez García

 

Aníbal Romero

 

Charles Cholaleesa

 

Agustín Blanco Muñoz

 

 
CINCO AÑOS DEL 11-S
Osama Ben Laden es todavía una amenaza
 

Aunque los norteamericanos creen que la mayor parte de la estructura de Al-Qaeda ha sido desmantelada, la evidencia sugiere que el grupo está todavía bien organizado y ofrece directivas, recursos y el sello de aprobación del carismático líder a jihadistas de diversas partes del mundo

"El mundo entero es un campo de batalla abierto ante nosotros", dijo Ayman Al-Zawahiri en un discurso grabado en video ante la reciente invasión de Israel al Líbano. Poco tiempo después todo parecía darle la razón. De los incidentes más recientes en los que hubo musulmanes involucrados, son pocos aquellos a los que Osama ben Laden y su segundo, Al-Zawahiri, no le hayan dedicado un comentario o, directamente, se lo hayan adjudicado.

Al-Zawahiri realizó 11 pronunciamientos por video este año y Ben Laden, seis, más que el total de los cuatro años previos. La mayoría de ellos fue transmitida por Al-Jazeera sólo uno o dos días después de haber sido grabados, lo que sugiere que los dos principales líderes de Al-Qaeda están todavía bien organizados. La gente de inteligencia asegura que, estén donde estén, los dos hombres más buscados del mundo -cuya cabeza cotiza 50 millones de dólares, según la recompensa ofrecida por los norteamericanos- probablemente no estén aún vencidos.

Los cinco años de cacería destinada a encontrar a Ben Laden y a Al-Zawahiri "muerto o vivo" -como prometió George Bush, tras el atentado contra las Torres-, han sido frustrantes. Ante la insistencia de EE.UU., Paquistán envió 80.000 soldados a la región fronteriza de tribus, lo que encendió una desagradable guerra tribal en la que murieron cientos de fundamentalistas, pero ninguno miembro conocido de Al-Qaeda. Circularon rumores sobre la presencia de Ben Laden en las orgullosas provincias del este de Afganistán, en Konar y Nuristán. Pero, como lo manifestó un importante oficial norteamericano en Kabul, "el rastro se enfrió". Los norteamericanos creen, sin embargo, que la mayor parte de la estructura de Al-Qaeda ha sido desmantelada.

Probablemente, la organización nunca tuvo más de unos pocos cientos de miembros comprometidos. Muchos de ellos murieron -incluyendo a los tres hombres que, según se dice, fueron sus últimos tres jefes de operaciones- y muchos otros fueron arrestados. Buena parte de las organizaciones asociadas también fueron golpeadas con dureza, especialmente en Arabia Saudita e Indonesia.

Sin embargo, el grupo que rodea a Ben Laden ha demostrado una gran resistencia: expertos en contraterrorismo afirman que sigue operativo y más decidido a realizar atrocidades espectaculares que cualquier otro rival. Desde 2001, excluyendo los incidentes en Irak y Afganistán, ha habido alrededor de una docena de grandes actos del terrorismo jihadista en, por ejemplo, Bali, Mombasa, Estambul, Madrid y Londres. En todos esos casos, sólo los atacantes de Madrid -la mayoría de los cuales era marroquí- parecen no haber tenido directivas ni contacto personal con Al-Qaeda. Oficiales británicos aseguran que el supuesto complot para volar aviones de líneas transatlánticas el mes pasado tenía lazos directos con Al-Qaeda, aunque los presuntos atacantes ya estaban inclinados hacia el extremismo violento antes de tener contacto con el grupo.

Eso parece responder a una pregunta que se realiza a menudo sobre Al-Qaeda: ¿es una organización unida o más bien una fuente de inspiración para otros radicales que pueden adjudicarse actuar en su nombre? La respuesta es: ambas cosas. E Irak es el principal ejemplo.

En 2004, Abu Musab Al-Zarqawi -líder islámico militante en la insurgencia iraquí hasta su muerte en junio de este año- llamaba a su movimiento "Al-Qaeda en la tierra de los dos ríos", una referencia a Irak, y juró lealtad a Ben Laden. Sin embargo, tuvo poco que ver con el rico saudita cuando ambos hombres entrenaban terroristas en Afganistán, en 1999, y, según se dice, no congeniaban. La evidencia sugiere que Al-Qaeda está todavía bien organizado y ofrece directivas, recursos y el sello de aprobación del carismático líder a una serie de jihadistas.

Una pregunta más difícil es hasta dónde podría llegar Al Qaeda sin Ben Laden. Probablemente sería dominado por los jihadistas egipcios que rodean a Al-Zawahiri. Pero no está claro si éste podría mantenerlos unidos. Eso podría ser innecesario, de cualquier manera, dada la creciente propensión de los jóvenes europeos a unirse a la jihad global. Haber logrado eso parece ser el horripilante legado de Ben Laden.

Traduc. María Elena Rey

Las claves del terrorismo

Rohan Gunaratna, considerado el mayor experto mundial en Al-Qaeda, asesor de Naciones Unidas y de varios gobiernos occidentales en materia de antiterrorismo, columnista y profesor del Instituto para la Defensa y los Estudios Estratégicos de la Universidad de Nanyang, en Singapur, ofrece aquí cuatro claves para comprender el fenómeno del extremismo islámico en su fase actual, caracterizada por la jihad global que promueve Osama ben Laden y que es emulada por decenas de grupos en todo el planeta.

La jihad internacional

Tres fenómenos caracterizan el escenario actual de la amenaza terrorista. Primero, la amenaza concreta de Al-Qaeda va a ser superada por un peligro mayor planteado por el movimiento de la jihad internacional. Un conglomerado de unos 50 grupos vinculados ideológicamente va a librar en todo el planeta una guerra tanto local como global. Segundo, Irak reemplazó a Afganistán como epicentro de la jihad. Así como Afganistán produjo la última generación de combatientes islámicos, la insurgencia iraquí está produciendo una nueva generación de terroristas suicidas y guerrillas urbanas. Tercero, la porosidad creciente de las fronteras entre los grupos islámicos lleva a una mayor cooperación entre ellos y a que también la amenaza que representan tenga una magnitud y una escala mayores.

Recrudecimiento de la violencia

A medida que la amenaza terrorista se vaya haciendo global, la mayoría de los gobiernos va a reconocer que el terrorismo es el principal peligro para su seguridad nacional. Veremos en los próximos años una expansión del terrorismo, que atacará con una frecuencia mayor y de manera más letal. A la violencia actual en Irak se sumarán un recrudecimiento de la violencia en Afganistán y el riesgo de nuevos estallidos políticamente motivados tanto en Medio Oriente como en Asia. En Europa, América del Norte y el sudeste asiático, entre tanto, habrá una creciente radicalización en los bolsones de inmigrantes musulmanes.

Al-Qaeda y la agenda terrorista

Pese a que en los últimos años Al-Qaeda perdió capacidad operativa y su fuerza declinó, la ideología de jihad global que promueve infectó a otros grupos y está impulsando la agenda del terrorismo internacional. Ahora otras organizaciones buscan emular a Al-Qaeda y copiar su táctica de ataques suicidas simultáneos contra objetivos civiles de Occidente. Esto se hizo evidente, por ejemplo, en los ataques del 7 de julio de 2005 en Londres, una suerte de tributo a Ben Laden, a su lugarteniente, Al-Zawahiri, y al entonces líder de la red terrorista en Irak, Al-Zarqawi.

Qué hacer frente a la amenaza

Para reducir la amenaza terrorista, los gobiernos deben adoptar tres medidas esenciales: fomentar que las elites de los países islámicos desarrollen respuestas vigorosas a la ideología de la jihad global; mantener operaciones efectivas de inteligencia sobre el terreno para neutralizar a las células terroristas, y construir capacidad y determinación para poner fin a los conflictos regionales que provocan sufrimiento humano, desplazamientos forzosos y refugiados que son caldo de cultivo para futuros terroristas. Sin estas medidas, que no sólo contemplan el corto plazo sino también una estrategia a más largo plazo, crecerá entre las poblaciones musulmanas la base de apoyo a los grupos terroristas.

 
 
 
© Copyright 2006 - WebArticulista.net - Todos los Derechos Reservados.